ÚLTIMA HORA

PRÓLOGO O EPÍLOGO DE UN LIBRO INÉDITO

                                Sí, sería algo nuevo o insólito en un libro que ya tengo en archivo, y que junto a “quince o veinte más”; se vendrán conmigo a ese ignorado “más allá”; donde termina o empieza “la vida”, de ese “nada” que aquí nació y del que sabemos, mayormente “los horrores y fracasos”, de lo que hoy se presume de civilización o civilizaciones; pero que en realidad no es otra cosa, que unos principios de ello y que es en el estadio en que sigue, ese pobre paria o “nada”, que como mamífero similar a los de otras muchas especies terráqueas; se autotituló, humano, sapiens y sapiens, e hijo más directo de esa fuerza creadora, a la que denominamos Dios o Creación Universal; puesto que de sus hechos y realizaciones de los muy pocos milenios, en que tenemos constancia de que aprendió a pensar y luego hablar, creando miles de idiomas para tratar de expresarse… ¿qué es lo que ha realizado en la mayor parte de su existencia? ¿En qué ha progresado como ser superior que se cree ser? ¿Reconoce su total soledad?

                                Tristemente, lo podemos apreciar y valorar en lo que ahora mismo, mientras escribo y algunos días atrás, está ocurriendo en un territorio planetario conocido como Ucrania; y debido a los instintos máximos de ese asesino que hoy vive cerca de allí, y que la historia señalará como Vladimir Putin; que al final no es otra cosa que una repetición, de los múltiples tiranos asesinos y ladrones, que a lo largo de la corta historia del ya mentado “nada”, asolaron casi todas las partes de este desgraciado planeta, que parece fue creado sólo para producir a “ese nada”; nada más que sufrimientos y penalidades de todo tipo incluidas las de horrorosa definición. Ofreciéndoles recompensas divinas, procedentes de una divinidad que nadie ha visto y menos ha podido hablar con ella, cara a cara.

                                ¿Puesto qué otra cosa es la intrínseca historia de las tribus que han poblado la Tierra, compuestas por ese ya incalificable animal humano? ¿Dónde se encuentra la tan cacareada civilización o civilizaciones que logró formar? Resultan tan débiles e inseguras, que lo estamos viendo hoy mismo en la mentada Ucrania, la que se disuelve a gran velocidad, simplemente debido al terror, que esa nueva alimaña, ha inoculado en la mayoría de esos “cuarenta millones” de ucranianos, que conforman oficialmente esa nación eslava; la que por otra parte ya fue castigada por cosas similares en tiempos pasados y producidas por otras alimañas de “nadas”, que a pesar de ello, están en la historia escrita, que guardan las “academias civilizadas de los tiempos modernos”, considerándolas, “primeras figuras de su tiempo”.

                                Finalmente y por no extenderme mucho más, cosa que podría hacer con gran facilidad… ¿Qué somos y qué representamos, o por qué nacimos o estamos aquí y para qué tipo de realizaciones? Ese “pobre y mísero mamífero al que yo denomino “un nada”, que como tal llega hasta el suicidio, por cuanto él cree (pienso) que en ese desenlace, está la solución de su drama y el final de “su final”; e incluso su liberación total. Suicidio que ningún otro mamífero planetario empleará jamás, defendiendo su vida con toda la fuerza que le dá su instinto natural.

                                Es más, con “los instintos” acumulados por propia voluntad del “nada” (dicen que humano, pero aun así con una inteligencia muy enferma) éste ha llegado a acumular, armas destructivas hasta para destruir el planeta Tierra; cosa que ya ha hecho, “entrever” la alimaña destructora de la Ucrania actual; puesto que en su orgullo descomunal, ya ha dicho, que, “es poseedor de ese descomunal arsenal, que pondría en marcha, sólo al ser pulsado el botón fatal”; con lo que se escuda para llegar hasta el final, de lo que en su enfermo “caletre”, el estima es su glorioso final; por lo que esgrime esa “baza” para que tomen nota todos los demás, a los que paraliza este sujeto que posiblemente  ni tuvo ni tiene alma.

                                No digo hoy nada más; dejo este escrito como un artículo más de los miles y miles que hasta hoy he escrito “aquí”; y con la seguridad de que para nada sirvieron o van a servir en la posteridad; la historia antes mentada me lo dice y por ello creo que es la única verdad… puesto que la verdad son los hechos, no lo que no ha ocurrido jamás; y pese a esos “buenos samaritanos”, que apenas nada lograron aportar para que, “las masas y masas de nadas pudiéramos formarnos y progresar de verdad”.

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

Noticias más leídas del día