ÚLTIMA HORA

PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 340

Pensamientos y reflexiones 340

GLOBALIZACIÓN UN ENGAÑO MÁS: La realidad ha sido, la que yo considero como, “LA GLOBALIZACIÓN DE TODOS LOS SIN ESCRÚPULOS DE LA TIERRA”; los que han ido formando y conformando, sociedades de “explotación global”; y sobre las mismas, han logrado colocarnos obligaciones de pago fabulosas, que luego ellos administran como les da la gana y sin dar cuentas a nadie. Vean por ejemplo, los pagos “ecológicos”, que al amparo de “salvar a la Tierra”, les estamos pagando en los recibos del consumo de electricidad, agua, basuras, y similares que nos hacen pagar inmisericordemente y que sin control se supone, llegan a destinos “misteriosos” donde los administradores finales, los emplean en lo que más les conviene”; las monstruosas administraciones políticas, locales, provinciales, regionales, nacionales o internacionales, son ya como inmensas sanguijuelas, que sólo están para chuparnos la “sangre económica” y mantenerse ellas y sus camarillas dominantes en una vida “principesca”, luciendo en todos los escenarios del mundo (con gastos pagados) sus “relucientes plumas, que en realidad son malolientes y astrosos apéndices, (De mi artículo de igual titular: 16-04-2021).

Higiene, belleza, cuidos y ancestros: Lo mismo que “el resto de animales terráqueos”; en el “mono humano”; todos seguimos un código, costumbres o hábitos de higiene y belleza, si bien en el denominado “ser humano”, todos son individuales, y adoptados primero en el seno familiar y luego copiados o elegidos para el resto de la vida, si bien en algunos individuos se llega hasta los extremos máximos de cuidados, o mínimos de los mismos, que llegan a presentar las estampas “deplorables”, de algunos seres, más dignos de desprecio o compasión, por la acumulación de “roñas” que llegan a acumular en su propio cuerpo; y con las que viven de forman “normal” para ellos. Pero lo que es ancestral, es el cuido corporal que por instinto animal, o hábito “humano”; todos poseemos y llevamos “como un sentido más”, de los que naturalmente se nos dotó.

                                El primer cuido que yo recuerde, se hacía a los bebés al nacer,  era lavarlos con agua “templada” y jabón, éste elaborado en casa, con aceite de aceituna (mal denominado “de oliva”) y que hoy por muchos dermatólogos, consideran es el mejor jabón del mundo para lavar el cuerpo humano, en especial las partes “íntimas” (que yo practico desde niño); después (o antes, no lo recuerdo) a la criatura, se le “lavaban cuidadosamente los ojos o párpados, con el líquido de la infusión de flor de manzanilla, a temperatura también templada; lo que le ayudaría “a abrir los ojos”, que generalmente los traían cerrados al “nacer en este mundo” y en aquellos tiempos; de ahí en adelante y siguiendo la costumbre de cada casa, cada cual seguíamos, las costumbres de nuestras madres o abuelas, que eran las que nos enseñaron, “los primeros caminos de la vida” y a medida del crecimiento, y obtención del dinero necesario (“sin dinero no se obtendría nada de lo que hablo”) cada cual nos hemos marcado, lo que hemos creído necesario, caprichoso, incluso vanidoso; para cada cual, “lucir sus propias plumas de pavo real o mono humano”, donde la presencia, es la primera “tarjeta” de presentación mundana.

                                Mi muy querida abuela Rosario, como mi segunda madre (la que tenía que salir a trabajar dónde y cómo podía en aquella época de miserias tras la guerra civil de 1936/1939) fue mi maestra en lo del cuido e higiene inicial; puesto que según algunos de sus contundentes lemas, “en la vida hay que ir tan limpio como los chorros del oro y con la cara y la frente tan altos, como la dignidad pide, para no avergonzarse de nada”; así, recuerdo como un sueño, “la palangana de agua (recordar que en aquellos pueblos “la plebe” no tenía ni agua corriente, ni servicios sanitarios de ningún tipo; por tanto el agua había que ir por ella, a la fuente más cercana) puesta al sol, para que el astro rey le quitase la frialdad, y luego metido en ella, yo, más bebé que niño, ser enjabonado, e incluso dejarme jugar en el agua, con una botellita de anís, vacía y con la que me entretenía llenando y vaciando el recipiente en aquella jabonosa agua, en la que el chorro producía pompas de jabón”; luego secado con el trapo o toalla más suave de que dispusiera aquella gran mujer y madre, me dejaba, “oliendo a gloria”, según su decir por casa. Al crecer y ser “rapaz” ágil y bregoso como cada niño de aquellos pueblos labriegos, y llenarme de suciedades variadas, venía, el “desuello”, que practicaba la misma abuela, la que metido a la fuerza, aquel “rebelde niño”, en agua bien caliente y en un tinajón de loza o arcilla, y con un estropajo (conseguido de un trozo de cuerda de esparto, ya machacada y procedente de las cuerdas o sogas que se desechan después de los usos agrícolas) untada con algo del jabón de aceite ya citado, te, “esollaba” (era su frase casera) de arriba abajo… (De mi artículo de igual titular: 19-04-2021)

Ciudades con olor a muertas: Esa es la estampa y realidad que observo en la propia ciudad donde nací y vivo (capital de una provincia con 12.500 km2) y lo que también aprecio, en todos los lugares donde las televisiones “meten sus fauces” y nos presentan, una sociedad asustada, paralizada, aterrorizada, o congelada; y conformándose, con “el bodrio oficial”, que en el mejor de los casos, les ofrece quienes dicen gobernarla por el terror que le han metido en el cuerpo, y con el sadismo de decirles sin rubor alguno, “que son ellos los que les van a salvar”, de un mal, que a la vista está, ni supieron dirigirlo desde un principio y menos contenerlo, sabiendo conservar y facilitar la libertad lógica que precisa cada ser humano, que ya pasado de “su estado animal”, se atreve a considerarse, simplemente hombre o mujer… “humanos”.

                                Va para año y medio, que “los chinos”, puesto que allí nació la pandemia y ellos sabían mucho de ello, ya que se apresuraron a fabricar y almacenar, “montañas” de útiles y artilugios, para luego venderlos a buen precio, al resto del mundo ya aterrorizado por “el regalo”; lo que da a entender “al no muy lerdo”, que aquello era un nuevo tipo de guerra, si bien poco mortífera (es la pandemia mundial que menos víctimas ocasiona) pero sí lo suficientemente, “venenosa”, como para aterrorizar a las masas, dominar a los gobiernos del mundo, y luego venderles todo lo almacenado y al precio que quisieran los acaparadores. Al propio tiempo paralizarían la vida normal de los pueblos y con ello, los arruinarían lo suficiente como para emplearlos después, como meros juguetes de los intereses del provocador de todo, que no dudemos no fue casual, sino pensado, repensado y lanzado como una nueva arma mundial y de dominio como tal; es lo que se puede deducir, “si sosegadamente ponemos todos los actores y hechos, sobre una mesa y vamos deduciendo, los pasos de la batalla”.

                                Batalla que sigue actuando con la pasividad y aceptación de todos los gobiernos, que en realidad, ni supieron, ni saben lo que hacer, salvo “los chinos”, que sí que supieron organizarse e incluso librarse “de su propio virus”; y hoy lo lucen y pasean como su gran victoria, “secreta pero visible a todas luces”.

                                La realidad del indefenso individuo es más o menos la siguiente: “cree estar en peligro mortal y por tanto asustado, sólo espera ya y en mayoría, la sopa boba y la vacuna que lo salve de una muerte que le aterroriza”; no piensa que los que se contagian son una mínima parte de “los monos humanos”, que de estos, luego la inmensa mayoría se curan y vuelven a la vida, con “la normalidad de seres humanos, sometidos a infinidad de otros virus que nos pueden matar igualmente”, puesto que analizando con “la frialdad que se debe”… ¿¡Qué suponen tres millones de muertos que le asignan al virus chino mundialmente, al día en que escribo, y en relación a los siete mil quinientos millones, o más, con que cuenta ahora mismo este miserable planeta!? ¿¡Cuantos mueren al día, sólo por causas de cáncer, del tabaco, del alcohol, de las múltiples drogas, de los otros múltiples virus, incluso del suicidio, la carretera, el corazón y cuantas causas más? La gente no sabe ni quiere saber, que hay incontables causas para morir, que simplemente, “se nace para morir, sólo contará en nuestra vida y por poco tiempo, sólo la fecha del nacimiento y de la muerte”; y lo más importante de todo, o sea, que… (De mi artículo de igual titular: 20-04-2021)

El gran y verdadero Líder: En mi época yo sólo puedo reconocer a dos individuos, uno fue Gandhi, no sólo por lo que logró hacer “sin pegar un solo tiro”, sino por cuanto dejó de enseñanzas para la posteridad y las que serán recordadas e imitadas, mientras se escribirá la historia de nuestra especie; y que ya han repetido y protagonizado, dos más por lo menos y de raza negra; Martin Lutero King en Norteamérica y Nelson Mandela en Sudáfrica. De la antigüedad, sólo cito a tres; Siddhârtha Gautama o Buda (1) Cristo (al que sólo con nombrarlo basta, puesto que en gran parte la civilización occidental está basada en sus enseñanzas) y Pitágoras, por ser considerado, como, “Maestro de Maestros”; ninguno de los tres dejó escrito nada, fueron sus palabras lo suficientemente certeras, para ser reproducidas e interpretadas en cualquier lugar o circunstancia. ¿Qué son dignos de recordarse otros o muchos más? Que cada cual los elija y comente.

                                De mi época de “penurias” es el otro líder que reflejo y que valoro como el primero, de todo el siglo veinte. Éste fue guerrero siempre y aparte de su gran inteligencia, tuvo que emplear las armas; pero con un fin justificable, puesto que siempre defendió su tierra, su idioma, su civilización y la libertad del hombre. No se le puede culpar de otros intereses, puesto que si vivió bien y con arreglo a los cargos que ocupó, y tuvo “sus lujos”; pero como datos definitorios, ni hizo una gran fortuna privada ni cosas parecidas, que en general, “casi todo gobernante realiza, puesto que se apropia de todo lo que puede, ya que piensa más en su panza y su bolsillo, que en todo lo demás”. Recuerdo de éste, al que su propio pueblo y patria, no lo trató a tenor con los servicios que le prestó; dejando a su viuda sólo “la viudez” que en forma de paga, cobró esta mientras vivió y de la que se publicó, que no vivía muy desahogadamente, ya que la paga no fue digna de “muchas alegrías económicas”, para aquella mujer (ambos eran de la nobleza Inglesa). Sí, para mí es máximo líder del siglo XX fue, “Churchill”; por cuyo apellido fue conocido toda su famosa vida y que también se escribirá mientras se escriba la historia del hombre sobre este planeta (2).

                                La época en que logra la mayor categoría de su liderazgo, es cuando al frente del aún potente “Imperio Británico”, se tiene que enfrentar “sólo”, al temible Hitler, el que ya se ha adueñado de más de media Europa y está aliado con los comunistas de la URSS; pero ocurre el momento crucial y nefasto para Hitler; y se relata así: “Era el 22 de junio de 1941. Winston Churchill dijo: “A las cuatro de  la madrugada Hitler atacó e invadió Rusia”.

                                Este sería el crucial momento y el que Churchill aprovecharía al máximo, puesto que Hitler había roto sin aviso previo un pacto firmado con la URSS y con ello, como se demostraría después, “su soñado imperio de mil años”, simplemente lo hundió en las enormes y frías estepas rusas, donde recibiría las peores de los primeras derrotas de su “tan temible” ejército. “Los rusos siguen poseyendo su mejor ejército natural, y que no es otro que su terrible invierno”, en el que igualmente fracasó, Napoleón en el anterior siglo, cosa esta que no supieron calibrar los alemanes nazis junto a su caudillo; y lo pagarían caro. En los intervalos, Churchill, viajó y se movió por medio mundo, principalmente yendo a Estados Unidos a conseguir una unión de fuerzas  para combatir a Hitler y su nazismo; cosa que le costó bastante, puesto que aunque entre “primos o familia”, EE.UU, no regaló nada a Inglaterra; entró en guerra por que estimó le convenía, y a mi entender fueron los más beneficiados por ello, ya que su imperio mundial viene después de acabada la II Guerra Mundial; (De mi artículo de igual titular: 20-04-2021)

BRUC (En un foro sobre la polución mundial y el estado de la Tierra)

Lo que hace falta una legislación medio ambiental más activa, que luche por castigar a las empresas que generen destrucción del planeta e incentivé las acciones de carácter ecológico, como la formación o regeneración de nuevos espacios naturales con animales y flora autóctona. 

    Lo que hace más falta es, que; "CADA MONO HUMANO", SE MENTALICE Y AUTO-MANDE, HACER LO QUE TIENE QUE HACER INDIVIDUALMENTE; y no, no son los políticos los que enseñan al gobernado, ES EL PUEBLO EL QUE ENSEÑA A SUS GOBERNANTES, puesto que (piense)... ¿¡ QUIÉN ES EL QUE SOSTIENE Y MANTIENE LA MARCHA DE CUALQUIER POBLACIÓN... LOS POLÍTICOS!? "SI EL INDIVIDUO SABE SERLO CON TODA SU POTENCIA TODO SE SOLUCIONARÍA". “El hombre tiene que aprender a ser el líder de sí mismo”. AGF 22-04-2021

 

A UN AMIGO: (Mayo 2022) Amigo Nicasio: 

          Putin, Soros y otros similares: para mí son ya "cadáveres con vida o nuevos monstruos que existen no sé por qué ni para qué"; como yo cada vez me siento más "UN NADA"; dentro de esa pequeñez, yo escribo y aporto lo que puedo a quién quiera leerme, no aspiro a más, ¿Leer todo lo que se publica sobre estos monstruos? Ni me es posible, ni creo me ayudaría en nada, por tanto, no me envíes "más recetas"; con las que yo me hago tengo más que bastante; y lo que ya deseo es que se cumpla mi ciclo de vida (no pienso suicidarme) y esperar a ver qué es lo que hay después, si lo hay, y si no lo hay, me da igual: un abrazo de tu amigo AGF

SOBRE EL DINERO: “El dinero en verdad, puede mucho, pero no lo puede todo” (Thomas Carlyle – (Escocia4 de diciembre de 1795-Londres5 de febrero de 1881) en su libro. “LOS DIOSES”; y a lo que yo le añado; “Si el dinero lo pudiera todo, ya hace siglos que la Humanidad, ni existiría”: AGF 02-01-2022

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

Noticias más leídas del día